La eficacia y el ahorro en pocas palabras: el lenguaje controlado

La eficacia y el ahorro en pocas palabras: el lenguaje controlado

La capacidad de simplificar significa eliminar lo superfluo, de modo que sea la necesidad la que hable.
Hans Hofmann

El concepto de lenguaje controlado

El lenguaje controlado es una forma de escritura simplificada. Se define como controlado porque se obtiene mediante el uso de restricciones que limitan una infinidad de posibilidades que podemos encontrar en las lenguas naturales. Una palabra puede tener más de un significado y no siempre el contexto ayuda a comprender a lo que se refiere de manera correcta e inmediata; en especial, si las construcciones sintácticas también están sujetas a diferentes interpretaciones.

Todos hemos tenido la oportunidad de leer un manual de instrucciones traducido en más de un idioma que, en lugar de aclarar, confunde aún más. Textos de este tipo se convierten en una pérdida de tiempo para el cliente, el traductor y, con más motivo, para quien tiene que realizar operaciones precisas en poco tiempo.

Sobretodo en un ámbito técnico, es importante saber exponer un tema complejo en un modo simple.

Las ambiguedades y las incoherencias lingüísticas pueden significar más horas de trabajo para un traductor que trabaja con herramientas de traducción asistida (TAO): si una instrucción aparece más de una vez, y la misma está redactada de manera distinta, obtendremos menos correspondencias en la memoria de traducción, resultando en una labor más larga; por tanto, más costosa para la persona que lo haya encargado.

Por ejemplo, los siguientes son segmentos que podríamos encontrar:

  • Para el ensamblaje, repetir las operaciones de desemblaje en el orden inverso.
  • Para el ensamblaje, realizar las operaciones en la secuencia inversa.
  • El ensamblaje se realiza en el orden inverso respecto a las operaciones de desamblaje.
  • La posición correcta se obtiene siguiendo el orden inverso de las operaciones.
  • Para el ensamblaje, repetir las operaciones en el orden inverso.
  • El montaje se realiza siguiendo el orden inverso de las operaciones.

Casos similares (por desgracia, los ejemplos anteriores son reales y pertenecen a un conjunto de documentos de solo un cliente) corresponden a un gasto inútil para el cliente; de hecho, todas esas frases que podrían encontrarse ya en la memoria de traducción deberán ser traducidas de nuevo.

En pocas palabras, un texto ambiguo e incoherente afectará la productivitad del profesional y la billetera del cliente; pero sobretodo afectará la eficacia del producto final.

Ejemplos de lenguaje controlado

Existen ya diversos lenguajes controlados, creados para escribir textos que mejoran la legibilidad y/o la traducción, sea asistida que automática:

  • Inglés Técnico Simplificado (STE, Simplified Technical English), de la Asociación de Industrias Aeroespaciales y de Defensa de Europa (ASD);
  • Français Rationalisé, de la GIFAS (Agrupación de industrias francesas aeronáuticas y espaciales);
  • ScaniaSwedish, el sueco supervisado por Scania;
  • Controlled Chinese, del Instituto de Lingüística Computacional ZHANG Qinlong
  • Controlled Language Authoring Technology (CLAT ), del Instituto de Investigación Informática alemán;
  • Simplified Technical Russian AVIAOK, compañía aeronáutica rusa, especializada en la construcción de software;

  • Español Técnico Simplificado, un proyecto doctoral desarrollado por el Departamento de Interpretación y Traducción (DIT), de la Universidad de Bolonia, Forlì;
  • Italiano Técnico Simplificado (ITS), un proyecto Com&TEC.

Debido a que cada lengua natural posee sus propias particularidades, cada lenguaje controlado relativo posee características diversas y dos constantes: reglas gramaticales simplificadas y léxico limitado.

La meta es obtener una unidad y coherencia para que cada palabra cuente con un significado único. De esta forma, se evitan los dolores de cabeza que puedan causar todas aquellas construcciones sintácticas que a primera vista son incomprensibles.

El inglés técnico simplificado, el lenguaje controlado más popular

El más común de los lenguajes controlados es el Inglés Técnico Simplificado (STE por sus siglas en inglés), creado a finales de los años setenta para facilitar la redacción de los manuales de mantenimiento en el campo de la aeronáutica; no todos los técnicos hablaban inglés, y los manuales presentaban un estilo de escritura diferente. Además, las ambigüedades lingüísticas eran un obtáculo para los que tenían que traducir la documentación. En un sector como la industria aeroespacial entran en juego un gran número de vidas humanas; y por tanto, la claridad es una prioridad. Debido a esto, surgió la necesidad de crear un instrumento que estandarizara la lengua y que anulara los malentendidos.

Para ello, gracias a la colaboración entre la industria aeroespacial europea AECMA, (European Association of Aerospace Industries, hoy Aerospace and Defence Industries Association of Europe), y la institución estadounidense AIA, (Aerospace Industries Association of America), nació la primera guía de inglés técnico simplificado. Desde entonces, el personal técnico (trabajadores calificados, técnicos de mantenimiento, etc.) de todo el mundo pueden utilizar un lenguaje claro y preciso, el cual permite llevar a cabo procedimientos de mantenimiento de aeronaves sin titubeos.

Hoy en día, esta guía se conoce como ASD-STE100, una especificación internacional, la cual se divide en dos partes:

  1. las reglas de escritura con respecto al uso de sustantivos, verbos, morfología y sintáxis;
  2. una lista de palabras aprobadas en función a su frecuencia de uso y simplicidad.

Características y distribución

Cualquier información contenida en un texto escrito en Inglés Técnico Simplificado debe ser:

  • Precisa, el concepto se expresa con exactitud.
  • Completa, contiene todos los datos necesarios.
  • Pertinente, se refiere a la materia de la que trata.
  • Concisa, abarca mucho en pocas palabras.
  • Creíble, debe ser convincente.
  • Eloquente, expresa un concepto claramente.
  • Inequívoca, expresa un concepto que no se presta para ambigüedades.

Estos principios se adaptan, en particular, a textos prescriptivos, y ahora muchos sectores técnicos los siguen. El punto de referencia principal continua siendo la especificación ASD-STE100, la cual permite preparar los documentos con un lenguaje técnico más claro y comprensible a nivel global.

Existe un creciente interés por parte de la industria de servicios lingüísticos en utilizar la traducción asistida y automática para aprovechar sus ventajas en velocidad, coherecia y costo.

Invertir en simplicidad, claridad y cohesión

El incorporar un lenguaje controlado en tu propia compañía representa una inversión, y como tal al inicio exigirá un tiempo de ajuste determinado, puesto que los escritores y traductores deberán aprender a aplicar el nuevo método de escritura.

También es necesario considerar el mantenimiento, es decir, con el curso del tiempo es posible que tengas que ingresar términos nuevos, y por tanto, tengas que actualizar periódicamene el manual. Sin embargo, una vez adquieridas las nuevas reglas, la herramienta será muy provechosa, pues agilizará en modo sustancial cada fase del trabajo.

El lenguaje es un instrumento, y como tal, debe ser adaptado y tratado de manera eficiente según el contexto en el que se utiliza. El lenguaje controlado podría representar un recurso cada vez más valioso para una comunicación eficaz y productiva, más cómoda y conveniente para todos.

Continúamos explorando este tema en una entrevista con Daniela Zambrini, miembro asociada de la STEMG desde el 2014; es el grupo de trabajo encargado del mantenimiento de la especificación ASD-STE100 (Aerospace and Defence Simplified Technical English). Si tenéis preguntas al respecto, os agradecemos de dejarlas en la sección de comentarios: las haremos llegar a Daniela e os daremos una respuesta durante la entrevista.

Más enlaces sobre este tema

Artículo traducido al castellano por Gloriana Cocozza.

Qabiria white logo

Creemos en el incremento de la productividad mediante el uso creativo de la tecnología.

Somos socios de:

logo de PIMEC

Últimas noticias

Contacto

Qabiria Studio SLNE
Carrer Lleida, 3 1-2
08912 Badalona
(Barcelona)
ESPAÑA

+34 675 800 826

qabiria

Envíanos un mensaje

Recibe nuestro boletín

¿Quieres leer los artículos y novedades de Qabiria directamente en tu bandeja de entrada?