5 consejos para evitar daños al comprar servicios de traducción (1ª parte)

(1 Voto)
Etiquetado como :
5 consejos para evitar daños al comprar servicios de traducción (1ª parte)

Guía sobre cómo obtener servicios de traducción, de manera consciente e informada.

Este artículo en dos partes está dirigido a empresarios que desean exportar sus productos al exterior. Trataré de explicar cómo contratar servicios de traducción profesionales, de manera inteligente e informada. Después de casi quince años de experiencia en el sector de los servicios lingüísticos, he llegado a la conclusión de que encontrar a un proveedor y las tecnologías que cumplan nuestras expectativas es más difícil de lo que uno piensa, sobre todo las primeras veces. Este artículo servirá a quien tenga la necesidad de traducir documentos, sitios web, software, contenido audiovisual, etc., y a quien desea obtener un servicio de buena calidad a la primera.

Particularidades del mercado de la traducción

Hablemos brevemente sobre las particularidades del mercado de la traducción. Los últimos años han estado influenciados por dos tendencias relacionadas, pero distintas con respecto a sus efectos. Por una parte, existe una gran tendencia a que se formen largas cadenas de intermediarios, en las que el cliente final pierde de vista quién está traduciendo en realidad. También, el precio aumenta, pero sin añadir ningún valor. Por otro lado, las compañías compiten entre sí a un nivel más global. Debido a la «mercantilización» del producto, la única cosa que cuenta es el precio, y para conseguir clientes, los proveedores compiten a la baja, ofreciendo precios que en algunos casos resultan prácticamente insostenibles. Por tanto, deciden contratar o subcontratar personal joven e inexperto, lo cual resulta en un deterioro general en la calidad.

Para ejemplificar esta situación, podríamos hacer una analogía con el mercado de los tomates. En una granja de Almería el kilo de tomates vale 30 céntimos; este mismo kilo se puede encontrar por un precio cinco veces más alto en el supermercado; y al mismo tiempo, esos tomates deben competir con los tomates que proceden de los invernaderos holandeses (que saben a tomates), pero son muy económicos. Esto conlleva a que los agricultores españoles terminen regalando su verdura en una plaza, en modo de protesta.

Como si fuera poco, otra peculiaridad del sector es el intrusismo, lo cual ha dado paso a la proliferación infinita de agencias de traducción que en realidad están formadas por una o dos personas (usualmente un matrimonio), quienes se anuncian en internet como una compañía grande. Sus páginas web son fáciles de reconocer porque se asemejan mucho, por ejemplo, la mayoría presentan fotos genéricas de personas que se dan la mano, empleados sonrientes, paisajes de ciudades del mundo, banderas, puentes, etc. Igualmente, si se leen los textos, se encuentran casi siempre los mismos conceptos: «ofrecemos traducciones en cualquier combinación lingüística, hechas por los mejores profesionales, con titulación universitaria, nativos, somos rápidos, puntuales», etc. Sin embargo, es solamente una pareja que trabaja desde casa.

¿Qué hacer cuando se necesitan traducciones?

¿La solución? Es lo que trataré de desarrollar en este artículo, especialmente en la segunda parte, pero se puede dividir en 3 conceptos principales:

  1. es posible reducir o eliminar los intermediarios;
  2. juzgar según el precio no es la mejor estrategia;
  3. para obtener el mejor resultado, debemos primero «hacer los deberes».

Antes de entrar en detalles, me gustaría recordar que cuando necesitamos una traducción, hay que evitar sobre todo la tentación de buscar atajos. Por ejemplo, no recomiendo lanzarse en una simple búsqueda en Google y escoger entre los primeros resultados que aparezcan. Tampoco aconsejo el "hágalo usted mismo" o peor aún, optar por el sobrino que hizo el Erasmus en Londres,  ni mucho menos la traducción automática de Google Translate o similares. No obstante, esto no significa que debamos descartar de inmediato la traducción automática. Desde hace años que luchamos por el uso correcto de la automatización y de la tecnología aplicada a la traducción, como se puede ver también en nuestro artículo sobre la traducción automática.

En lugar de aplicar estos remedios de corto plazo, lo más sensato es seguir un método estructurado que se puede resumir en cinco pasos:

  1. planificar el contenido que deseamos traducir;
  2. definir los objetivos y exigencias;
  3. nombrar a un responsable del proyecto;
  4. seleccionar los recursos oportunos;
  5. firmar un contrato de servicio.

En la segunda parte del artículo, examinaré estos cinco puntos con más detalle. ¡Nos vemos la próxima semana!

Artículo traducido al castellano por Gloriana Cocozza.

Qabiria white logo

Creemos en el incremento de la productividad mediante el uso creativo de la tecnología.

Somos socios de:

logo de PIMEC

Últimas noticias

Contacto

Qabiria Studio SLNE
Carrer Lleida, 3 1-2
08912 Badalona
(Barcelona)
ESPAÑA

+34 675 800 826

qabiria

Envíanos un mensaje

Recibe nuestro boletín

¿Quieres leer los artículos y novedades de Qabiria directamente en tu bandeja de entrada?