​En Qabiria expresamos todo nuestro apoyo a todas las personas que están enfrentándose en primera línea a la emergencia COVID-19 y a los que más sufren sus consecuencias. Además de seguir trabajando para ofrecer nuestros servicios de forma regular, estamos a disposición de clientes y proveedores para encontrar soluciones a cualquier dificultad que pueda surgir de la prolongada situación de emergencia.

Muñecas rusas: cómo no traducir una aplicación Android

(1 Voto)
Muñecas rusas: cómo no traducir una aplicación Android

Artículo traducido al castellano por Gabriela Richarte.

Recientemente, hemos tenido un caso llamativo sobre la brecha entre traductores y programadores, es decir, entre aquellos que traducen y aquellos que tienen que crear aplicaciones multilingües.

Un colega traductor nos pidió un consejo, sobre la traducción que tenía que hacer de una aplicación Android, que por motivos de confidencialidad, no podemos nombrar.

La empresa debía traducir la aplicación en cuestión a una decena de idiomas y le solicitó a nuestro colega hacerlo en su lengua nativa.

Como ya hemos explicado en el artículo “Emergencia idioma: como solicitar un servicio de traducción” el sector de la traducción es territorio desconocido para la mayoría y a menudo hay malentendidos o errores causados por falta de conocimiento de las mejores prácticas. En este artículo queremos contribuir a una mejor compresión del proceso de traducción.

La persona encargada de gestionar las traducciones de esta aplicación tuvo una idea (que probablemente el considerada brillante): insertar todas las cadenas a traducir en un archivo de Excel.

Esta práctica es bastante común entre los que gestionan proyectos de desarrollo multilingüe. De esta manera se cree que se puede facilitar la labor del traductor. Desafortunadamente, pegar las cadenas para ser traducidas a un Excel casi nunca es la mejor opción.

El resultado en Excel puede verse en la siguiente captura de pantalla.

Excel con contenido XML

Las cadenas insertadas en el archivo de Excel a su vez ya estaban contenidas en un archivo XML “Android Resource”.

El traductor, al abrir el archivo de Excel con su herramienta de traducción habitual, tuvo que lidiar con una gran cantidad de código que tuvo que ignorar (guardar), de lo contrario la aplicación traducida no funcionaría.

Pantallazo de OmegaT con traducción de Excel con XML

Para aquellos que no están aún familiarizados aun con el método de trabajo habitual de los traductores, a continuación lo explicaremos en forma rápida y concisa. 

Cómo trabaja un traductor técnico

La mayoría de los traductores técnicos utilizan programas informáticos especiales que incluyen en una sola interfaz:

  • una base de datos con las traducciones ya realizadas
  • uno o más glosarios
  • el corrector ortográfico
  • el corrector gramatical
  • y muchas otras funciones

Estos programas se denominan “herramientas TAO” (Traducción Asistida por Ordenador), o incluso “memorias de traducción”, porque guardan todo el trabajo realizado en una verdadera “memoria”, de forma que pueda ser reutilizado posteriormente.

Estas herramientas no deben confundirse con los traductores automáticos, como Google Translate, que no requieren intervención humana. Las TAOs también pueden tener un cuadro donde se muestran los resultados de la traducción automática, pero esta función es solo una de las muchas disponibles para el traductor.

Además, las TAOs son capaces de abrir y reconocer muchos formatos de archivo, dando al traductor una visión “limpia” del contenido a traducir. Es decir, ocultan todos los elementos que el traductor debe ignorar, como el código de programación, las etiquetas HTML, los comentarios, etc.

Volvamos a nuestro proyecto ahora.

En este caso, al abrir el archivo Excel enviado por el cliente se crea una especie de “cortocircuito” en la herramienta de traducción asistida: el programa piensa que se encuentra con una hoja de cálculo común, por lo que muestra todo el contenido de las celdas.

Sin embargo, este contenido incluye código XML y etiquetas, que no deben ser traducidas, como se puede ver en la imagen anterior.

¿Cómo resolvimos el problema?

Repitamos primero cuál fue el error.

El formato “Android Resource” es uno de los formatos que pueden ser leídos por los programas de traducción. Pegar su contenido en un archivo de Excel es completamente inútil, porque el programa podría abrir directamente el archivo con la extensión .xml.

El responsable de la gestión de la traducción podría haber enviado este XML al traductor, especificando que se trataba de un archivo “Android Resource”, en lugar de crear este tipo de “muñecas rusas” (XML dentro de un documento Excel).

Para resolver este problema, basta con guardar el archivo de Excel como un archivo de texto sencillo, teniendo cuidado de utilizar la codificación UTF-8 y añadir la extensión correcta, es decir, .xml.

De esa forma, el archivo se puede abrir en el programa de traducción y la interfaz mostrará al traductor solo las partes a traducir, como se puede apreciar en la siguiente vista del mismo archivo en OmegaT, un programa de traducción automática gratuito y de código abierto, del que hablamos a menudo en este blog:

Traducción de una app en OmegaT

A diferencia de la imagen anterior, aquí las cadenas aparecen aisladas del código y de las etiquetas. El traductor puede centrarse en el contenido sin temor a dañar el código fuente.

Un consejo para aquellos que solicitan traducciones de aplicaciones

Antes de enviar contenido para su traducción, cualquier persona que esté desarrollando una aplicación para Android o iPhone debe ponerse en contacto con el proveedor de servicios de traducción y preguntarle si puede traducir directamente el formato nativo del archivo con las cadenas traducibles. Dada la versatilidad de los modernos sistemas de ayuda a la traducción, la probabilidad de que el traductor pueda trabajar directamente con ese archivo es muy alta.

Aunque no pueda abrir el archivo fuente directamente, existen métodos (como ya hemos explicado en otros artículos, como “Cómo traducir un curso de Moodle y “Traducir archivos XML sin problemas: ¿una misión imposible?”) para extraer el contenido traducible y ponerlo a disposición del traductor y luego, después de la traducción, volver a insertarlo en el archivo fuente, lo que ahorra una enorme cantidad de tiempo para aquellos que solicitan la traducción.

¡TE AYUDAMOS A TRADUCIR TU APLICACIÓN ANDROID. ¡CONTÁCTANOS!

Qabiria white logo

Creemos en el incremento de la productividad mediante el uso creativo de la tecnología.

Últimas noticias

Contacto

Qabiria Studio SLNE
Carrer Lleida, 3 1-2
08912 Badalona
(Barcelona)
ESPAÑA

+34 675 800 826

qabiria

Envíanos un mensaje

Recibe nuestro boletín

¿Quieres leer los artículos y novedades de Qabiria directamente en tu bandeja de entrada?