​En Qabiria expresamos todo nuestro apoyo a todas las personas que están enfrentándose en primera línea a la emergencia COVID-19 y a los que más sufren sus consecuencias. Además de seguir trabajando para ofrecer nuestros servicios de forma regular, estamos a disposición de clientes y proveedores para encontrar soluciones a cualquier dificultad que pueda surgir de la prolongada situación de emergencia.

¿Cuánto cuesta una traducción?

(0 Votos)
Etiquetado como :
¿Cuánto cuesta una traducción?
Artículo traducido al castellano por Gabriela Richarte.

Finalmente has decidido exportar tus productos al exterior. Para Italia has preparado un catálogo de tus productos, con fotos tomadas por un fotógrafo profesional; has delegado el diseño de tu página a un diseñador gráfico de confianza y para las descripciones, has contratado a un copywriter.

Te gustaría tener una versión de este catálogo en inglés, francés, español o alemán, según el país para el cual estás lanzando tus productos.

Quieres que la calidad de tus materiales promocionales refleje la calidad de tus productos.

Entonces, decides solicitar un presupuesto a una agencia de traducción. No sabes bien cómo funciona el sector, no conoces a nadie de esa rama. Primero, sigues recomendaciones de conocidos y, luego, haces una búsqueda en internet.

Finalmente, encuentras tres agencias bien presentadas, cuyo sitio web se encuentra bien cuidado, que te han atendido el teléfono con educación... En definitiva, te han parecido competentes y, además, ofrecen el servicio que estás buscando. Les pides un presupuesto por la traducción al inglés de tu catálogo.

Entonces, te sorprendes. Estás perplejo y te vuelves escéptico. ¿Por qué?

¿Por qué los presupuestos para la traducción al inglés de tu catálogo presentan diferencias tan considerables? El primero es 30% más caro que el segundo y, el importe del segundo, es casi el doble respecto del tercero.

¿Cómo es posible?

¿Cuánto cuestan realmente las traducciones?

¿Por qué existen estas diferencias?

Dos proveedores de traducción mencionaban el uso de las «tecnologías de traducción asistida» que bajarían los costos de producción y mejorarían la calidad. ¿De qué se trata? ¿Quiere decir que los textos los traduce la computadora? ¿Estás por pagar un servicio de traducción que no está proporcionado por una persona, sino por una máquina? ¿De qué manera mejoraría la calidad?

Calma. Has llegado al lugar indicado. En este artículo te explicamos:

  • cómo trabaja un traductor técnico
  • a qué «ayudas» recurre el traductor para mejorar la calidad de su trabajo
  • qué es la traducción asistida por ordenador
  • qué es la traducción automática
  • qué factores influyen en el precio final de un servicio de traducción

Cómo trabaja un traductor técnico

Hay mucha confusión sobre la tecnología utilizada por los traductores, no solo entre los que compran servicios de traducción, sino también entre los profesionales.

Para entender el impacto de la tecnología en la profesión del traductor hay que dar un paso atrás en el tiempo.

Al principio se utilizaba la máquina de escribir.

Y diccionarios.

Y folletos y materiales de referencia que cada traductor recolectaba cuando podía, cuando iba a ferias, consultando a conocidos expertos en el nicho en el que trabajaba, o archivando artículos de revistas...

Entonces llegó el ordenador.

Una de las primeras profesiones que se beneficiaron de la informatización fue la del traductor, entendido como el profesional que toma un texto en un idioma y lo «lleva» a otro. Distinto es el caso del intérprete, el que «traduce de forma oral», para entendernos.

Con la llegada de los procesadores de texto y de los sistemas de dictado, el número de páginas escritas por hora aumentó considerablemente.

A medida que los procesadores de texto aumentaban la productividad, en algún momento quedó claro que se necesitaban otras herramientas para facilitar la vida del traductor.

La hoja de cálculo o una tabla en un procesador de textos facilitó mucho la tarea de crear glosarios de términos y expresiones recurrentes para un cliente o comunes a una determinada industria.

Del mismo modo, en la era de la informática y la automatización, tenía que haber una forma de evitar tener que volver a traducir y escribir esos párrafos que siempre se repetían, por ejemplo, en los manuales de uso y mantenimiento, en los avisos legales al principio de los documentos o en las explicaciones sobre la seguridad del usuario.

¿Qué es la traducción asistida por ordenador?

Efectivamente. Se trata de bases de datos.

Se pensó utilizar una base de datos y almacenar todos los textos tal y como fueron traducidos.

Así es como nacieron los CAT tool, es decir, los instrumentos de traducción asistida o «memorias» de traducción («memorias» porque «recordaban» el trabajo realizado).

«CAT» no tiene nada que ver con los gatos, pero es la abreviatura del inglés Computer-Assisted Translation o Computer-Aided Translation, es decir, traducción asistida por ordenador (TAO son sus siglas en español).

Algunos años más tarde llegó internet, que proporcionó a los profesionales de la lengua una amplia variedad de diccionarios y recursos de referencia antes inimaginable.

El panorama cambió inexorablemente y para siempre.

El precio a pagar, sin embargo, fue un enorme aumento de traductores en el mercado, que, valga la redundancia, se traducía en una guerra de precios a la baja, y que aún hoy continúa.

Los traductores, siempre un poco escépticos en cuanto a las innovaciones tecnológicas, no recibieron con gran entusiasmo la llegada de los CAT tool. Tuvieron que pasar algunas décadas para que estos sean considerados como uno de los instrumentos de trabajo más utilizados en el sector. Y todavía hoy algunos profesionales eligen no utilizarlos.

Al igual que los sistemas de conducción asistida de un coche (como el cruise control o la frenada asistida) no conducen el coche por sí mismos sino que ayudan al conductor a ser más eficaz, los CAT tool sirven de ayuda a los traductores pero no los sustituyen.

La persona sigue traduciendo manualmente, leyendo los textos y escribiendo las palabras necesarias, mientras lo hace con la ayuda de un software, un programa de computadora particular que, con el tiempo, se ha vuelto cada vez más sofisticado.

Como veremos, estos sistemas no deben confundirse con la MT, es decir, la Machine Translation o «traducción automática», en la que la traducción la realiza totalmente un ordenador, como Google Translate.

Ventajas de las memorias de traducción.

¿Pero, por qué usamos los CAT tool? ¿Qué ventajas reales nos ofrecen?

La mayoría de los traductores utiliza los CAT tool porque estos sistemas permiten reutilizar las frases ya traducidas. En lugar de volver a traducir una frase, el traductor «saca» la traducción de la base de datos y la inserta en el texto con solo un clic.

Al no tener que traducir los mismos textos dos veces se traduce más y más rápido. Por lo tanto, aumenta la productividad.

Y todo esto no solo interesa quién traduce, sino también, y sobre todo, quién necesita traducciones.

Antes de describir cuáles son los beneficios de recurrir a un profesional que utiliza estos programas, es necesario comprender cómo funcionan, al menos en términos generales.

Dicho de la manera más sencilla posible, el software de traducción automática recorta el texto a traducir en segmentos, es decir, en unidades más pequeñas, como las oraciones.

Los segmentos traducidos se guardan en una base de datos (la memoria de traducción que hemos mencionado anteriormente). Cada segmento del texto original se asocia al segmento del texto traducido, de esta manera:

The red ball is on the table.
La pelota roja está sobre la mesa.

Cuando el traductor encuentra la misma frase en el texto, el software le sugiere la traducción. Si el texto es parecido, pero no idéntico, el software asigna un porcentaje de coincidencia a la sugerencia y le avisa al traductor, mediante colores y otros indicadores, que se encuentra ante un fragmento distinto y debe prestar atención.

Por ejemplo, en el texto podría aparecer la siguiente frase:

The blue ball is on the table.

El sistema sugerirá

[90%] The red ball is on the table.
La pelota roja está sobre la mesa.

Entonces, el traductor sabrá que tiene que cambiar la traducción, centrándose en la palabra resaltada y que no está en el texto nuevo original.

Este sistema, la memoria de traducción, permite, por lo tanto, reutilizar segmentos ya traducidos.

Aunque la misma frase se repita varias veces en el texto, la traducción correspondiente se insertará automáticamente.

La base de datos (la memoria) no es exclusiva de un solo documento. Las frases traducidas en un documento pueden ser reutilizadas no solo en el mismo documento, sino también en diferentes documentos.

Si tu catálogo contiene frases que se repiten en tu sitio web (por ejemplo, la presentación o la historia de la empresa), al traducir el sitio podrás «reciclar» esa traducción, y ahorrarás tiempo y dinero de forma considerable.

Además, si se modifica un documento, el traductor únicamente traducirá las partes actualizadas, porque el resto ya estará traducido.

Los CAT tool también tienen otra ventaja: mejoran la uniformidad y consistencia del texto, es decir, para una misma frase la traducción será siempre la misma, porque las herramientas de traducción asistida dan siempre la misma traducción para cada texto original idéntico.

¿En qué casos es más útil un instrumento de traducción asistida?

Cuantas más repeticiones contenga el texto, más ventajoso será utilizar una herramienta de traducción asistida.

Cuanto más uniforme es el texto original, mejor funciona el CAT tool. Por el contrario, si un texto contiene conceptos iguales, formulados de manera diferente, el sistema no reconoce la igualdad semántica subyacente y, por lo tanto, no puede proponer la misma traducción.

En este sentido, el hecho de contar siempre con la misma agencia de traducción garantiza un resultado óptimo, ya que la memoria de traducción y el glosario se alimentarán y actualizarán constantemente, manteniendo la coherencia a lo largo del tiempo y de toda la documentación.

Por supuesto, si el texto no es técnico y presupone una traducción bastante libre, en la que no es necesario (e incluso debe evitarse) una correspondencia clara entre frases, el CAT tool pierde gran parte de su eficacia.

Sin embargo, incluso en estos casos, el traductor puede explotar las otras características de los programas de traducción.

Además de la memoria de traducción, los CAT tool permiten crear glosarios o, mejor dicho, verdaderas bases de datos terminológicas. Se trata de un listado de términos en la lengua original con las correspondientes traducciones y notas o ilustraciones que lo acompañan.

Además, los CAT tool permiten mantener el formato y el diseño del texto original. El traductor no debe preocuparse por el formato (que permanecerá intacto), sino fijarse en el contenido.

Otra función muy importante es la integración de diccionarios, correctores ortográfico y gramatical y controles de calidad. Gracias a estas herramientas, el traductor puede comprobar, por ejemplo, si todos los códigos de los productos del catálogo original se han conservado en la traducción.

Hasta aquí hemos hablado de los CAT tool, es decir de la tradución asistida.

¿En qué se diferencia la traducción asistida por ordenador de la traducción automática?

Ya debería estar claro que la traducción automática ayuda, es decir, no reemplaza al hombre, mientras que la traducción automática funciona de forma completamente autónoma, sin intervención humana.

En muchos casos, los CAT tool también incluyen un módulo de traducción automática, es decir, muestran la traducción automática de un segmento (o frase) en un cuadro de programa. De esta manera, el traductor puede decidir si utiliza o no la traducción realizada por la máquina, especialmente cuando no hay coincidencias en la memoria.

Así que, en resumen: un traductor utiliza varias herramientas informáticas para ser más productivo y producir textos de mejor calidad.

¿Qué factores influyen en el precio de una traducción?

¿Cómo afecta esto al cliente? ¿Por qué, volviendo al ejemplo inicial, puede una agencia permitirse cobrar un precio considerablemente inferior al de sus competidores?

La respuesta no es sencilla.

Algunas organizaciones son completamente transparentes en cuanto a sus métodos de trabajo y establecen matrices de descuentos aplicables a los proyectos que utilizan una memoria de traducción.

Este podría ser el caso de la agencia con los precios más bajos. Ya que con la tecnología pueden ser más productivos (es decir, traducir más en menos tiempo), transmiten este ahorro al cliente, ofreciéndole tarifas más bajas.

Otras empresas, por el contrario, no creen que los clientes necesiten conocer en detalle los procesos de producción y, por lo tanto, siguen otras políticas de precios basadas en criterios de prestigio. Buscan otra forma de posicionarse.

Incluso si, en definitiva, el producto ofrecido es similar (y, por lo tanto, cuesta lo mismo), repercuten en el cliente el costo de otros servicios añadidos, por ejemplo, un agente dedicado, apoyo 24 horas al día, 7 días a la semana, tal vez una plataforma personalizada a través de la cual gestionar las traducciones (en lugar de depender simplemente del correo electrónico).

Pero, ¿qué criterios siguen las agencias que deciden ofrecer descuentos por el uso de la tecnología de traducción asistida o automática?

En este punto también hay que profundizar más en los aspectos técnicos.

Todos los CAT tool están equipados con una función de análisis de archivos, que permite comparar el texto de origen con el contenido de la memoria de traducción.

Para simplificar, el resultado de este análisis es una tabla que muestra el nivel de coincidencia expresado en porcentajes. Dependiendo del porcentaje de similitud (que a veces se llama matriz), se pueden tener:

  • coincidencias totales (100% o full match), es decir, frases ya traducidas anteriormente
  • coincidencias parciales (fuzzy match), es decir, frases parcialmente traducidas
  • sin coincidencias (no match), es decir, frases que deben traducirse de cero.

Luego de este análisis, la agencia puede decidir aplicar descuentos a las diversas franjas de coincidencia.

¿Y cuál sería la tarifa correcta a aplicar, por ejemplo, a los segmentos de texto que no requieren una intervención total del traductor?

No hay normas fijas en cuanto al nivel de los descuentos que deben aplicarse a las distintas franjas. En principio, es común aplicar la tarifa completa a las que no presentan coincidencias, es decir, a las frases que deben traducirse desde cero, aplicar un descuento intermedio a las fuzzy match y un descuento considerable a las full match y a las repeticiones.

Pero, al fin y al cabo, ¿cuánto cuesta traducir?

Traducir cuesta mucho, generalmente más de lo que podrían imaginarse quienes no conocen el sector. Pero relativamente poco en comparación con otros servicios profesionales.

A pesar de todas las innovaciones tecnológicas, la traducción sigue siendo una actividad intelectual que depende de habilidades y competencias de personas bien formadas y, como tal, es cuantificable con unidades de medida «humanas». Traducir requiere de tiempo. Tiempo de personas. Y, generalmente el tiempo de las personas cuesta caro.

El costo de una traducción siempre depende de varios factores. Dos son los más importantes:

  1. el par de idiomas, es decir, el idioma del texto original y el idioma al que será traducido
  2. la complejidad del texto.

Algunos idiomas son más caros que otros debido a la ley de la oferta y la demanda. Por ejemplo, hay cientos de miles de traductores en todo el mundo que traducen del inglés al italiano, pero mucho menos que traducen del árabe al noruego, por lo que la segunda combinación será mucho más cara que la primera.

La complejidad de un texto conlleva una reducción del número de profesionales disponibles. Se le puede confiar la traducción de una carta comercial a casi cualquier traductor, pero si el texto a traducir es un artículo científico de física teórica , el número de traductores en condiciones de llevarlo a cabo se ve reducido. Estos profesionales son conscientes de que abarcan un sector poco explorado y aplican tarifas más altas.

La tarifa también se ve afectada por algunos factores secundarios, como:

  • el tipo de traducción requerida, si es técnica, literaria, jurídica, publicitaria, etc.
  • la urgencia
  • el formato en el que se encuentra el texto original

Es fácil entender por qué el costo de una traducción depende del tipo de servicio requerido y de la urgencia, mientras que no es obvio por qué el formato del archivo podría afectar la cotización.

Para poder extraer el texto traducible de algunos formatos de archivo (como el código de un sitio web o un software) se necesita realizar una serie de operaciones o pasos de conversión, que significan horas de trabajo y, por lo tanto, aumentan el costo.

Para situar estas consideraciones en nuestro caso real, volveremos al tema de la traducción del catálogo con el que iniciamos el artículo.

Supongamos que tiene alrededor de 100 páginas a razón de 150 palabras por página, varias ilustraciones y algunos diagramas. El total es de alrededor de 15.000 palabras.

Hasta hace algunos años, se estimaba que un traductor traducía entre 2.000 y 3.000 palabras al día (considerando una combinación de idiomas no «exótica» y con un nivel de complejidad de texto medio).

Hoy en día, con la ayuda de la informática, el promedio ha mejorado mucho y, a veces, incluso se puede traducir más del doble de palabras al mismo tiempo (en una jornada laboral de 8 horas).

Los gastos administrativos y el tiempo dedicado a la gestión del proyecto deben añadirse al costo de la traducción y la revisión.

Según los cálculos anteriores, se tardaría entre 30 a 40 horas en traducir el catálogo. Añade a esto las horas de revisión, administración y gestión. Supongamos entonces un total de 50 horas.

Para contextualizar el costo, pensamos que en Italia los que realizan los servicios de limpieza doméstica cobran unos 10 euros por hora. Un consultor informático cobra al menos 60. Un abogado penalista puede cobrar entre 120 y 600 euros por hora.

¿Cuánto vale la hora de un traductor, un revisor, un gestor de proyectos que sigue el proyecto y el empleado que se ocupa de la parte administrativa?

La pregunta es tendenciosa porque, lamentablemente, el mercado no asigna el precio en función del «valor intrínseco» de un servicio (que podríamos estimar como proporcional al número de años de estudio y experiencia necesarios para prestar el servicio con éxito), sino en función del valor percibido por quienes lo compran.

Y aquí nos encontramos con la realidad de que los servicios de traducción, aunque se consideran importantes, casi nunca se equiparan a los servicios de alto nivel, como los de un abogado, para entendernos, sino que siempre se consideran instrumentales para otro propósito (normalmente el de la venta).

Por lo tanto, el precio de la traducción del catálogo, considerado sobre una base horaria, se acercará más al precio de un servicio profesional similar, como el que ofrece un diseñador gráfico o un impresor.

Pero hay más.

La estimación final dependerá en gran medida del margen aplicado por el proveedor del servicio, que a su vez depende no solo de los costos de compra y operación, sino también de la comparación con los precios del mercado y el tipo de cliente.

Esto explica las enormes diferencias entre los presupuestos.

Ahora, sabiendo todo esto, podrás decidir a quién confiar tu próxima traducción. Y si todavía tienes dudas, no dejes de plantearlas en nuestra sección de comentarios.

CONTRÁTANOS PARA TRADUCIR TUS MATERIALES

Qabiria white logo

Creemos en el incremento de la productividad mediante el uso creativo de la tecnología.

Últimas noticias

Contacto

Qabiria Studio SLNE
Carrer Lleida, 3 1-2
08912 Badalona
(Barcelona)
ESPAÑA

+34 675 800 826

qabiria

Envíanos un mensaje

Recibe nuestro boletín

¿Quieres leer los artículos y novedades de Qabiria directamente en tu bandeja de entrada?