​En Qabiria expresamos todo nuestro apoyo a todas las personas que están enfrentándose en primera línea a la emergencia COVID-19 y a los que más sufren sus consecuencias. Además de seguir trabajando para ofrecer nuestros servicios de forma regular, estamos a disposición de clientes y proveedores para encontrar soluciones a cualquier dificultad que pueda surgir de la prolongada situación de emergencia.

Cómo enfrentar un proyecto complejo de traducción de artículos científicos al inglés

Cómo enfrentar un proyecto complejo de traducción de artículos científicos al inglés

Artículo traducido al castellano por Gabriela Richarte.

Hacia finales del 2016 recibimos una solicitud bastante inusual a través del formulario de contacto de nuestro sitio web, proveniente de una empleada de una universidad de Japón. Ella estaba buscando traductores con competencia en manejo de LaTex para la traducción -y posterior maquetación- de una serie de artículos científicos de física, solicitada por que uno de los investigadores del centro.

Muy sorprendidos por este mensaje, intercambiamos algunos correos electrónicos con las partes interesadas para comprender mejor de qué se trataba y, al mismo tiempo, evitar que hubiera aspectos «oscuros», una forma de escepticismo más de lo normal cuando uno es contactado por extraños a través de Internet sin ninguna referencia.

No imaginamos que este proyecto resultaría ser uno de los más interesantes en los diez años de vida de Qabiria.

De hecho, se trataba de traducir una docena de artículos del francés, alemán e italiano al inglés, para luego publicarlos en formato LaTeX y exportarlos a PDF.

El aspecto más fascinante de toda la historia es que el cliente nos encontró gracias a una simple búsqueda en línea, eligiendo algunas palabras clave concretas, entre las cuales, precisamente, se encontraba «LaTeX». Al final, tanto esfuerzo dedicado a escribir el contenido del sitio estaba dando sus frutos.

Para quienes no están familiarizados con LaTeX, es un sistema de creación de documentos complejos muy potente y versátil, utilizado sobre todo por la comunidad académica y científica, pero también por muchas empresas de ingeniería y agencias de redacción técnica. Ya hemos hablado en otros artículos, precisamente en «Cómo traducir un manual técnico escrito en LaTeX» y «El paraíso de la composición tipográfica: breve intoducción a LaTeX» que aconsejamos leer si quieres profundizar sobre el tema.

Los artículos a traducir en formato PDF, por sus características, hicieron que el proyecto fuera particularmente complejo, tanto técnica como lingüísticamente.

  • En primer lugar, los artículos estaban en formato no editable, en forma de PDF resultantes de la fotocopia de los originales en papel, con una resolución bastante baja que comprometía la lectura de algunos símbolos (contenidos en varias ecuaciones, pero también en el texto) dando lugar a malentendidos potencialmente muy peligrosos, dada la naturaleza de los textos.
  • A su vez, estos originales eran extractos de libros publicados a finales del siglo XIX, entonces escritos en un lenguaje bastante arcaico, no siempre fácil de interpretar.
  • La calidad de los escaneados no era uniforme y, en algunos casos, estaba muy lejos de ser óptima: algunos artículos habían sido digitalizados sin posterior edición, por lo que algunas páginas aparecían con un fondo gris intenso y, en algunos lugares, la lectura era difícil.
  • El punto más crítico fue, sin duda, la presencia de cientos de ecuaciones, a veces expresadas con la notación de la época, que difiere de la moderna aceptada por la comunidad científica internacional.
  • Además, uno de los PDFs tenía una docena de gráficos, afortunadamente no demasiado complejos, pero que debían ser reproducidos con un programa de dibujo vectorial para poderlos insertar en los documentos finales.

Primer dilema: el flujo de trabajo

El primer paso -delicado- fue el recuento de palabras, necesario para preparar un presupuesto. El cliente ya nos había dado una estimación aproximada de las palabras de cada PDF. Después de probar algunas soluciones de OCR con malos resultados, tanto por la mala calidad de los originales como por la complejidad de los documentos, tomamos la decisión de extrapolar el recuento total a partir de una muestra de páginas de cada documento, llegando a conclusiones similares a las del cliente.

Entonces consideramos cuál era la opción más conveniente entre:

  1. formatear el documento original en LaTeX y dar a los traductores los archivos TEX para traducir, o
  2. dar a los traductores los originales en PDF y luego maquetar las traducciones.

En general, la primera opción tiene más ventajas.

  1. La primera es poder traducir los archivos en un programa de traducción asistida por ordenador, los llamados CAT tool, acelerando el trabajo y asegurando la uniformidad de la terminología y el proyecto. OmegaT, la herramienta que solemos usar, tiene un filtro para este tipo de archivos. Sin embargo, el filtro no es perfecto, es decir, no reconoce todos los códigos que se pueden utilizar en la estructura del documento, haciendo que partes que no deberían serlo sean traducibles y viceversa.
  2. La segunda ventaja es que, una vez traducido el documento, ya se tienen los archivos listos en el formato de entrega al cliente (TEX). No obstante, es muy probable que los traductores alteren inconscientemente la estructura de los archivos durante la fase de traducción y revisión, obligando al experto en LaTeX a revisar la estructura del documento.

Por otra parte, dar formato a los documentos antes de la traducción también tiene algunas desventajas.

  1. En primer lugar, los traductores se ven obligados a trabajar con OmegaT, lo que añade una restricción adicional a la selección de traductores, que ya de por sí es difícil, debido a que este programa no está entre los más utilizados en la industria.
  2. Por otra parte, a nivel de planificación, anticipar la fase de maquetación significa tener que retrasar el envío de los documentos a los traductores.

La segunda opción, la de hacer que los PDFs se traduzcan directamente tecleando la traducción en un archivo de Word, también tiene algunas ventajas inmediatas.

  1. La primera es dejar que los traductores trabajen con un procesador de textos que les resulte familiar y que prácticamente todo el mundo tiene.
  2. La otra ventaja es que se puede iniciar la fase de traducción inmediatamente, sin esperar a que se preparen los archivos fuente.

Por supuesto, editar el formato posteriormente, tiene una gran desventaja:

  • los traductores no disponen del texto digital para sobrescribir, sino que deben escribir toda la traducción en Word.

Para facilitar esta tarea, decidimos, por lo tanto, no dejarles escribir las ecuaciones, ni los símbolos (principalmente las letras griegas) contenidos en el texto. Este trabajo habría sido básicamente inútil, porque habríamos tenido que reescribir todas las ecuaciones en el característico formato LaTeX de todos modos. En lugar de cada ecuación, así como de cada símbolo matemático dentro de las frases, acordamos escribir una secuencia de caracteres que pudiera ser fácilmente tecleada y aislada (por ejemplo, @@@), para facilitar la siguiente fase de maquetación.

Si el cliente hubiera solicitado la traducción a varios idiomas, probablemente habríamos elegido la primera opción, es decir, habríamos preparado archivos TEX a partir de los originales en PDF y entregado a los traductores estos archivos TEX para que los tradujeran. Como los archivos solo iban a ser traducidos al inglés, elegimos la segunda opción, acordando con los traductores una tarifa extra por el trabajo de transcripción.

Por último, el orden de traducción de los documentos se eligió en función del número de páginas, a fin de garantizar un flujo de trabajo constante para el experto en LaTeX y cumplir los plazos impuestos por el cliente.

Las personas adecuadas en el lugar adecuado

Después de resolver los problemas de flujo de trabajo, seleccionamos un equipo de traductores con estudios superiores en matemáticas o física, esenciales para poder comprender plenamente los textos originales y traducirlos de la manera adecuada. Los profesionales elegidos realizaron una breve traducción de prueba de un extracto de los artículos. La prueba fue evaluada y aceptada por el cliente (el profesor a cargo de la investigación era un hablante nativo de inglés) antes de que comenzara la fase de traducción.

Dada la complejidad del trabajo de diseño, también seleccionamos un experto en LaTeX, para preparar los documentos traducidos y elegir los paquetes adicionales del sistema básico necesarios para el proyecto (LaTeX es un sistema modular que permite instalar paquetes adicionales en función de las funciones requeridas). Esta persona, también de formación científica, se sirvió de la colaboración de un estudiante de matemáticas para resolver varias dudas relacionadas con la escritura de ecuaciones.

Hay que decir que tuvimos mucha suerte, porque encontramos a este experto en LaTeX muy cerca de nosotros, teniendo la oportunidad de reunirnos en persona periódicamente durante todo el proyecto, para analizar (y resolver) los puntos críticos.

Un desarrollo sin dificultades

El proyecto duró un total de 9 semanas, durante las cuales nuestro equipo tradujo y dio formato LaTeX a casi 350 páginas de documentos científicos, correspondientes a más de 85 mil palabras. Al cliente se le entregaron tanto los archivos TEX como los correspondientes archivos PDF, uno de los cuales con gráficos, recreados en Corel Draw y luego adjuntados al proyecto como EPS/PDF.

Los archivos TEX cumplieron las normas vigentes en el sector en lo que respecta a la presentación (que sigue la clase «article») y al formato de las ecuaciones. Además, todos los archivos fueron debidamente comentados a nivel de código, para permitir cambios por parte del cliente sin necesidad de contactarnos de nuevo.

Lecciones aprendidas

Para Qabiria fue un proyecto verdaderamente atractivo, porque nos permitió profundizar nuestros conocimientos sobre el formateo con LaTeX, al tiempo que nos dio la oportunidad de contribuir -aunque sea indirectamente- a un proyecto de investigación y, por lo tanto, de difundir el conocimiento, de acuerdo con nuestros principios.

También tuvimos el placer de colaborar con profesionales altamente cualificados, cuya contribución ha sido fundamental para poder entregar al cliente un trabajo con el que quedó sumamente satisfecho. Por último, pero no menos importante, quedó demostrado el inmenso potencial que el marketing online reserva a aquellos que tienen la capacidad - o la suerte - de ser encontrados por los buscadores.

Actualización 2020

Después de unos años, el mismo cliente nos contactó de nuevo con otra serie de artículos (siempre para ser traducidos al inglés desde el italiano, francés y alemán). A diferencia del proyecto anterior, esta vez los artículos son más recientes y la calidad del PDF es mejor. Por lo demás, el proyecto es básicamente el mismo que el anterior, así que seguimos el mismo procedimiento. El colaborador de la maquetación en LaTeX ha permanecido igual, mientras que los traductores-revisores han cambiado.

SI NECESITAs TRADUCIR O MAQUETAR DOCUMENTOS EN LATEX, ¡CONTÁCTANOS!

Qabiria white logo

Creemos en el incremento de la productividad mediante el uso creativo de la tecnología.

Últimas noticias

Contacto

Qabiria Studio SLNE
Carrer Lleida, 3 1-2
08912 Badalona
(Barcelona)
ESPAÑA

+34 675 800 826

qabiria

Envíanos un mensaje

Recibe nuestro boletín

¿Quieres leer los artículos y novedades de Qabiria directamente en tu bandeja de entrada?